.

.

31 de marzo de 2012

TELEDICTADURA 10, CANAL 6 DE JULIO

tú olvidas pronto
yo no

Loopdrop

abriendo la presentación de Javiera Mena en Tijuana. En el Dropbox vi mucho amor: de él hacia ella, de ella hacia ella, de él hacia él, entre tres ellos, ellas tres y una pareja en espera de un bebé, también gente sola disfrutando la música con la mirada sepa dónde. Es bien bonito ver todo lo que comunica un cuerpo en un lugar donde conversar en imposible y apenas luz.

Después caminar por una calle llena de extraños, andar por lugares que ya no pertenecen.
La Fiesta se niega a morir a las dos con treinta de la mañana y La Policía toma las calles, instala retenes, persigue, vigila. La City, un paraiso artificial.

Para nosotras es hora de ir a casa. Asistimos a todos nuestros afters, vivimos nuestros amaneceres con puntualidad. El olor de la madrugada es un recuerdo feliz, como todas estas imágenes de amigos sonrientes y hermosos que aparecen en esas mismas calles cuando cierro los ojos. Antes de llegar al auto incorporé con gratitud esas noches infinitas.

No tengo la menor idea de qué es lo que sigue. Estoy en el punto "se abren todos los caminos": es un abismo, una gigantesca ola. Nadie advirtió de que llegaríamos tan lejos.

29 de marzo de 2012

El Circo de la Mariposa. Completo subtitulado en español


Hoy con las compañeras de Neuroartes vimos este material.
Siempre aprendemos algo cuando nos reunimos.
Espero les guste.

28 de marzo de 2012


Nos queda el agua
un texto mío aquí
En la última sesión de Neuroartes discutimos sobre derechos humanos y género. Mucho de lo que en teoría analizamos durante seis meses se esfumó. Hubo una resistecia manifiesta a reconocer la diversidad sexual. Aparecieron las palabras enfermedad y patología, desviación. No pude guardar silencio, expresar mi desacuerdo, cuestionar algunas opiniones y los gestos de disgusto.

Al salir del curso comenté que me resultaba difícil ser tolerante ante algunas opiniones y que intentaba ser respetuosa hasta donde era posible porque pensaba que el desconocimiento era grande. Ivonne, una de las compañeras me dijo: ese el el problema Miriam, que nosotras tratamos de ser respetuosas y ellos no. ¿No piensas que es tiempo de cambiar eso? ¿Que tenemos que estar resueltas a defender lo somos, nuestro derecho a pensar y vivir diferente? Luego me dijo: Yo creo que esto ha llegado hasta aquí porque nosotros lo hemos permitido.

*

Todos tenemos derecho a ser escuchados y a nombrar un hecho injusto frente a quien transgrede nuestra autonomía y alguno de nuestros derechos. En las cultura política de nuestra sociedad es un hecho inusual expresar un agravio, así se trate de un hecho público o privado lo común es guardar silencio y confiar en la justicia divina.

Existe una diferencia entre venganza y justicia, la primera tiene que ver con el odio y el deseo de destrucción; la segunda con la creencia en la dignidad humana y en la construcción de la paz. La venganza opera en nuestra sociedad porque no hay justicia.

*

Vi y escuché con atención el video en youtube del registro de AMLO ante el IFE. Pienso que además de un acto político que le da formalidad a un proceso, constituyó un acto simbólico e histórico que queda registrado en la memoria de este país. López Obrador nombró la injusticia del proceso electoral ante los representantes de la institución que avalaron el fraude de 2006 y el nombramiento de un presidente que permitió se violara abiertamente la soberanía, promovió la violencia como estrategia política de estado y empobreció al país.

Pienso en todas las noches que este ser humano deseó enunciar la injusticia frente a los injustos, en la catarsis que tuvo lugar ese día al demandar justicia frente a ellos. Se requiere una transformación de la consciencia para hacer algo así, construirse con dignidad total apesar de las circunstancias, fortaleza.

También pienso en la apatía como práctica que sí lastima y alimenta el conservadurismo que nos rodea.

27 de marzo de 2012

Lo no dicho estaba escrito en aquel libro de Michel. Atomizadas mis creencias tuvieron orden en una conversación callejera, justo donde divergen con violencia los autos en semicírculos. Después de la comida atiné a descifrar el tránsito rectilíneo  y rocoso de la ideología dominante, más que eso: la vaporosa configuración de mis pensamientos. Acepté que no llegaríamos a comprendernos desde estos lenguajes tan disímbolos y compuestos por elementos en evidencia discordantes.

Del Toro, luego de escucharme, planteó sus propias dudas y conclusiones desde su formación en el lenguaje visual. Antes de cruzar la calle hacia la oficina me dijo: es tiempo de desprenderte.

Le había contado cómo el día anterior lo ocupé en formular una pregunta que sintetizara mi problematización sobre la relación entre escritura, ficción y modernidad, entre colonización de los lenguajes y construcción de sentidos del mundo. Lo no dicho replicaba entre las cosas en apariencia invisibles:

Busqué en lo ordinario, en lo que siempre está ahí. Abrí La invención de lo cotidiano e intenté dejar de pensar en su autor como historiográfo, hice un esfuerzo por descargarle esa cualidad como absoluta: Voy a buscar al filósofo, al epistemólogo, al comunicólogo, al hermeneuta, al ser humano que analiza y escribe.  Lo leí muchas veces y ahora parecía que me esperaba. Al romper mis lentes sus palabras cobraron nuevas dimensiones. Sin las preguntas y la necesidad precisa cuántas miradas habrán pasado por ahí como yo sin atender:

"La práctica escrituritaria ha asumido un valor mítico en estos últimos cuatro siglos al reorganizar poco a poco todos los dominios donde se extendía la ambición occidental de hacer su historia, y, así, hacer la historia. [...] El 'progreso' es de tipo escrituritario."

"Con toda razón, durante tres siglos, aprender a escribir ha definido la iniciación por excelencia en una sociedad capitalista y conquistadora. Constituye una práctica iniciática fundamental."

Al capítulo "La economía de la escritura" le siguen los apartados: Inscripción de la ley sobre el cuerpo, De un cuerpo al otro, Aparatos de encarnación, La maquinaria de la representación y Las 'maquinas celibes'. De Certeau también analiza el lugar de la ficción en el proceso de produccion de lo creíble.

Comprendida como mito en la modernidad, la escritura consigna una serie de rituales que la alimentan. Esta concepción plantea nuevos problemas sobre lo que nos constituye como civilización e individuos en la actualidad. ¿Es posible que tenga lugar una lucha simbólica por legitimar los otros lenguajes? Si es así, ¿se trata de un síntoma de la decadencia de la modernidad y del capitalismo? La concentración del dominio de la escritura en unos cuantos y la desligitimación de esos cuantos, de manera consciente e inconsciente, por el resto de la población (99%), ¿plantea el declive del universo simbólico que ha sostenido a esta época cultural? ¿Cuáles son los costos sociopolíticos de este proceso? ¿Cómo será lo otro?

Del Toro dice que no me desespere, que debo estar preparada para iniciar nuevos diálogos, que me precipito hacia lo que sigue. Yo le agradezco un montón su acompañamiento y su disposición.

25 de marzo de 2012

Los sábados asisto a seminarios sobre cultura escrita. Las sesiones detonan preguntas y evidencian mis lagunas formativas. Esta vez revisamos géneros periodísticos y ninguno de mis ejercicios funcionó. En primer lugar porque no entiendo la lógica de este tipo de textos, desconozco las reglas y no les he prestado la suficiente atención como lectora; y en segundo, porque a decir de los participantes, no soy objetiva. Las siguientes líneas son cuestiones que se suman desde ayer a mis planteamientos de días pasados sobre el lenguaje escrito:


Me cuesta comprender eso de la objetividad en los géneros periodísticos. ¿De qué hablan?, pregunté. Todo texto es subjetivo, sin excepciones, les dije. Entonces vinieron las explicaciones: que si las preguntas que deben responderse en una nota de prensa, que si el encabezado, que si vende o no, que si el lector se queda o se va, que los protocolos, que en la crónica el autor no escribe lo que a él le pasa sino aquello que le sucede a los otros. Que no de mi punto de vista. Pues no, no estoy de acuerdo y eso no puede ser, todo texto escrito lo incluye, expresé. "Sí hay una opinión, pero no se evidencia". Supongo que en las escuelas de periodismo reflexionan sobre estos problemas, en este caso la sesión llegó hasta ahí, fue muy rica en reflexiones y tengo estas preguntas:

Entonces, ¿a los lectores les gustan las mentiras y los trucos, se sigue el juego de escribir sobre un tema cuando se quiere comunicar otro? Desde esta perspectiva sobre la escritura para prensa, ¿hay que aprender a decir las cosas a medias y ocultar lo que el escritor opina? ¿Hay que contribuir a las medias tintas y además no mencionar lo que uno siente? ¿A caso los lectores no sienten? ¿Los lectores de las notas de prensa no sienten nada, se les ofrece un texto escrito sobre la realidad como si fuera ficción y ellos deben “actuar” como si fueran lectores objetivos? ¿Indolentes? ¿Prácticos? ¿Tiene que ser todo muy ameno y ficcional para sostener esta aparente realidad? Depende de la línea editorial.

Los lectores, además de ser lectores, son personas que están vivas, sienten y viven en el planeta Tierra. No son un ente, tienen un cuerpo físico que necesita ser reconocido completamente.

El lenguaje escrito está colonizado. Las prácticas del lenguaje escrito continúan siendo Modernas y sirviendo a la perpetuación de esa cultura, esa política, esa economía.

Existe una diferencia entre escribir bien y alimentar un pensamiento crítico que utilice como uno de sus medios el lenguaje escrito, pues el lenguaje escrito no es absoluto. No lo es. Existen otros lenguajes y son considerados menores debido a la centralidad de la escritura en la Modernidad, establecida por las mismas comunidades productoras-consumidoras de discursos, a partir de la asociación establecida de Lo Escrito con Lo Civilizado, Lo Científico, Lo Real, Lo Verdadero: Lo Razonable.

Estas prácticas culturales dominantes centradas en el lenguaje escrito no asumen abiertamente la importancia del lenguaje visual, de la oralidad y menos del lenguaje corporal. Considero que se sirven del lenguaje visual, de la ficción y lo simbólico, sin embargo no lo hacen de manera evidente ni educan a la población para que tenga la capacidad de asumir una decisión frente ellos. En la práctica, las comunidades productoras de discursos dominantes asumen los lenguajes como si fueran campos separados y apelan a la especialización. Desplazar este problema hacia "ellos" implica no asumir la incorporación de ese sistema en mi y en cada uno de nosotros, por lo tanto para actuar ante esta condición es necesario reflexionar cómo opera, cómo y cuádo lo reproduzco.

Hasta hace poco pensé que era una cuestión de paradigmas, que era un problema de circulación de conocimiento. Ahora creo que es un asunto de la cultura política relacionada con el mundo social que cada uno está interesado en legitimar y en sus expectativas. No sé si es un deseo inconsciente de seguir siendo lo mismo o si es el deseo consciente de conservar sus certezas, si es una de las formas del conservadurismo.

Reconozco que aprender a escribir toma tiempo. Acepto que es a través de la práctica, la lectura y la crítica que se enriquece. Pienso, sobre todo, que lo más importante es saber para qué se escribe, para quiénes, por qué continuar, desde dónde y saber decir:

No estoy de acuerdo, yo pienso que… y asumir las implicaciones. No sé cómo participar en campos profesionales que sostienen principios que no comparto y me ocupa el cómo, pues también es mi campo laboral y tengo derecho al trabajo. Por el momento sostengo que somos creadores de lenguajes, tiene que haber algunos otros con quienes pueda construir otra forma de vivir.

24 de marzo de 2012

¿Por qué leer a Spinoza? ¿A Sor Juana? ¿La Poética de Aristóteles? ¿La República de Platón?
¿Por qué leer La Odisea? ¿A Goffman? ¿A Todorov?
¿La tinta negra y roja? ¿Las supervivencias de un mundo mágico?

Esta aparente lealtad a la escritura no es a la escritura, es el deseo de asombro (de a-sombro) (de a-sombrarme, de descubrir-me) (con ayuda de los otros/en los otros-yo). Un instinto de sobrevivencia comunicado a través de las ideas. Y la escritura (este culto de la modernidad).

22 de marzo de 2012

Gripa, mucha. Anduve caminando por ahí, casi de madrugada. Llovizna. Dicen que cayeron casi diez pulgadas de nieve en la Rumorosa esa noche. Acá hizo frío. Teníamos ganas de ver las nubes, hablar, estar juntos y beber vino. Muy buen vino.



17 de marzo de 2012

Neuroartes

Hoy vimos nuestros cuerpos.
Nos vimos.
El acto de observar revela, des-cubre, crea un cuerpo.
La observación mutua establece un pacto, detrás hay un lenguaje, nos da existencia.




Ella se detuvo a observarle detenidamente la oreja.
El la olió cerca del cuello.





Recuerdo la boca de uno, la nariz de otro, los testículos de áquel, el antebrazo de alguien más y los párpados suaves del que temblaba al verme. Puedo describir sus aromas, sus voces y el color de sus cabellos.

No encontré en mi memoria la forma de sus orejas, ni de su cuello. Olvidé la forma de su barba, la tenía. Su cuerpo se desvanece, queda un color de piel incierto, los ojos caídos, la raíz de las canas. Sus dedos. Ese rostro es el de una foto.

No recuerdo a ninguno por completo.

15 de marzo de 2012

Neuroartes

Ultimo fin de semana del diplomado.

12 de marzo de 2012

La falla 1320 inmoviliza el automóvil. Ni la compu ni el mecánico le atinan. Son tres las posibles razones, una costó dos mil pesos, otra dos mil cien y la tercera me costará mil ochocientos.

Quiero irme a vivir a un pueblo donde llegue a todas partes en bicicleta o a pie.
Por lo pronto autobuses y raites con amigos que me hacen reir.

11 de marzo de 2012

"La paz y la tranquilidad son producto de la justicia".
AMLO.

http://youtu.be/32iGc-rT7I0

10 de marzo de 2012

Si no se nombra no existe, si no se ve tampoco

Lo escuché en el coloquio de hoy.

El lenguaje es limitado.
El lenguaje es una manifestacion de nuestras propias limitaciones.
Somos nosotros quienes nombramos.
Somos creadores/destructores.

Si el mundo nombrado es una herencia, ¿qué esperamos para nombrar y nombrarnos? Es ese mismo lenguaje, como cosa orgánica y maleable, la que condiciona las posibilidades de nombrar lo nuevo y lo que no tiene nombre.

Insisto en esta pregunta que incorporé apenas: ¿Qué es la exclusión? ¿Por qué la permito? ¿Para qué? ¿A quién cedo mi poder y mi nombre cuando soy excluída? ¿Tenemos consciencia de la exclusión? ¿De sus sutilezas? ¿De las prácticas "inofensivas" del lenguaje?

La exclusión tiene lugar no sólo porque los hombres o los poderosos decidan, tal vez se deba a que desconocemos el poder del lenguaje tanto como nuestro propio poder. A que desconocemos el lenguaje. Si es un problema de desconocimiento, ¿entonces con educación alimentamos nuestro poder y nuestra consciencia? ¿Quién educa? ¿Cómo?

Esta cuestión es dimensionalmente mayor a la demanda de signar femenino masculino a cada cosa. No alcanzo a comprenderlo del todo, pero sé que hay algo ahí, algo que siento y observo. Algo que tiene que ver con el reconocimiento y la igualdad.

Pero eso que no se reconoce, eso que no se nombra: ¡existe! ¡existe!
Sospecho
que
lo académico muy muy académico
no se me da:
No se da.

(da da da da)

La multidisciplina y la transdiciplinariedad
demandan disciplina (y rigorismo).
Imposible retorno a la visión monocromática.
Me ponen de nervios las cuadrículas.

8 de marzo de 2012

¿A dónde van corriendo como locos?
Cancioncilla que escuché por ahí.

Quiero que sea domingo.

El sábado tengo Coloquio, así muy académico y con presentación de estrictos 20 minutos ante comité de especialistas. Mencantan estas cosas que parecen determinantes. Ojalá. Hoy me voy a dormir. Estos juegos del campo deveras que nomás porque necesito ganar más dinero pa' los billes. La sabiduría y la compasión se fotalecen con amor, mucho amor.

(Amar es una acción infinita).

miércoles


7 de marzo de 2012

4 de marzo de 2012

Iba rumbo a la playa cuando el carro boom! y humaderón. De por sí asustada más el grito de: ¡bájese se derrama algo!: frialdad de cuerpo. Reflejos de mujerbiónica apagué motor y tomé mi bolsa. Me alejé y vi bajar de sus autos a varios hombres. Uno sacó un extinguidor.

Todo en orden, todo en orden. De prenderse otra vez el foquito regrese.
Pinches mecánicos, casi me mató.


Esta ciudad sin carro puede ser una pesadilla decimos quienes lo tenemos. Ahora no sé, no sé, no estoy tan segura.

Han ocurrido cosas que me obligan a pedir ayuda y un poco de solidaridad, tengo vínculos fuertes y amorosos con las personas indicadas. Sin embargo, me sorprende la velocidad con la que una serie de no planeados modifica mi cotidianidad, me empuja a poner atención en lo que casi nunca observo y a resolver situaciones imprevistas una y otra vez -casi diario. Esa serie de no planeados me mantiene alerta y aquí, no me da ocasión para pucheros, elimina progresivamente mis caprichos, me arroja a la cara mi capacidad para enfrentar cosas nuevas y decidir.

Con seguridad su vida es más alegre y divertida. A mí me pasan estas cosas, de vez en cuando otras retebonitas y hasta mágicas.

Anoche me soñé en un camión de pasajeros, yo cargaba una mochila. Durante el día caminé por el Centro y disfruté mucho verlo iluminado por el Sol. Me gusta ver a las personas, hablar con ellas, comer de lo que venden en sus carritos. Me gusta detenerme a observar aparadores y locales como si nunca los hubiese visto. Me dejé sorprender por letreros absurdos, como uno del Municipio en la Avenida Revolución que dice: Prohibido escupir chicles.

El mundo es absurdo, le ponemos órdenes ridículos a los estantes, a las nomenclaturas, a los cerros, a las personas. Nos oponemos al caos sin pensarlo. Mi carro es una atadura, pagar por servicios que no necesito o pensar que tengo que lo que sea también. Yo quiero viajar de vez en cuando y tener un huerto, quiero vender abono para plantas y enseñar a hacer composta, suspender todas las citas y, sobre todo, en este momento, no necesitar un carro.

amarabierto





en el frío de la mañana calle junto a una siempreviva oculta en una maceta escribo sombra de mí a las once el cabello mojado sobre la nuca camino entre el viento se apaga una ola un canto azulgris un bosque llama por teléfono feliz un muerto se dice desde aquel lado agradecido se comparte un engaño aquí muertos allá vivos esa constante la muerte sobre el papel
.
.
.

No, definitivamente no. No puedo estar con alguien que va contra AMLO.
Menos si su libro favorito es Mi Lucha. No, ni en sueños.

.

Un amigo me recomendó hacer un casting. Me sugirió una lista muy cómica para elegir marido. Lo escuché incrédula y curiosa:  ¿Estudiaste en la escuela de Cosmo o en Marie Claire?

2 de marzo de 2012

Miriam

37.
agradeciendo tanto tanto y cierre de ciclo.

Pupilo

y Miriam con un chingo de sueño


ChP

Fausto

Inerzia

Despedida de Charlynne #20 mil

Hoy recibimos al tercer hijo. Con su pasta dura y sus fotos opacas. Sus textos completos y la esperanza de que no se le haya olvidado a una mencionar a nadie. Otros tres vienen en camino.  Su destino me inquieta, pero ya una vez aquí no es mío. Tiene varios padres y varias madres a quienes no elegí, salvo a uno que no me suelta la mano y sostiene que el siguiente nos saldrá más bonito.