.

.

31 de octubre de 2012

Caminata por el Centro con mis carnalas y mi carnal







 ItzelGa, Gilda, Sara, CarmenTururu, Deciertoazul y amarabierto


Pics de GigiClanGarcia




30 de octubre de 2012

Sobre mi escritorio tengo varias lecturas apenas tocadas en relación con el cuerpo humano, el género y el marketing. Me gustaría disponer de algunas horas para leerlas con detenimiento y resolver las particularidades que entre estos asuntos observo. Sin embargo, no alcanzo ni física ni mentalmente a profundizarlo por el cansancio y comprendo que esta situación tiene un carácter histórico. Que mi cansancio sea histórico no me consuela, pero sí me da rumbo.

La fuerza en esta noche me da para algunas anotaciones:

1. Tener derecho a participar en el espacio público ha sido resultado de una larga lucha para las mujeres y la solidaridad de algunos hombres.

2. Una mujer desalineada tiene que enfrentarse consigo misma y con una sociedad que simula reconocer la equidad, esta situación tiene consecuencias económicas y físiológicas-emocionales.

3. La equidad como la democracia son una utopía, forman parte de un horizonte movedizo que tenemos que construir todos los días, incluso, y sobre todo, en el espacio doméstico y la vida cotidiana. Mientras se niegue la falta de equidad en la familia y las relaciones entre las personas del día a día no podrá construirse la justicia.

4. La tragedia social de nuestro siglo tiene orígenes culturales y económicos.

5. Hace más de un siglo Marx analizó la cuestión del valor del trabajo. La oposición actual entre cuerpo humano y cuerpo mercancía, es decir, la designación del cuerpo humano como un cuerpo que vale y existe mientras produce tiene consecuencias monstruosas. En esto reside la tragedia social de nuestro siglo, en una concepción filosófica antihumana del cuerpo y del ser.

6. El marketing es el modelo más asqueroso que he conocido. Es resultado de los estudios de la emociones, los deseos y las necesidades, así como de los estudios del lenguaje y las imágenes. Se basa en investigaciones antropológicas, psicológicas, biológicas... se basa en el conocimiento "científico"; es el evolucionismo decimonónico migrado hacia un modelo de control social sofisticado, la especialización y la interdisciplina llevada a la administración para disfrazar la esclavitud. Nada de esto se enseña en la escuela.

7. Los modelos educativos actuales existen en función de la "incorporación" de las personas al mercado. Quienes no participan de esa "incorporación" no tienen derechos políticos y esto es tan grave como el hecho de que los "incoporados" experimentan en este momento la reducción de sus derechos políticos.

8. El sistema económico dentro del que vivimos es originalmente excluyente y se encamina hacia la precarización de la mayoría.

9. Tiene fisuras.

10. La libertad incluso para los "incorporados" es una simulación.

11. La libertad es una utopía.

12. Aquí sólo tenemos este cuerpo educado, esta mente educada, este espíritu inquieto.

13. Allá, "las supervivencias de un mundo mágico", "el reencantamiento del mundo".

14. El cuerpo atrapado, cansado, de algunos, Aquí, encuentra en el espíritu y la imaginación la posibilidad sobrevivir.

15. Se está produciendo un profundo despertar religioso, no cristiano, que aspira a los sueños, a los astros, a los fenómenos naturales, a los animales y a dioses que se creían extintos.

16. En la profundidad de las religiones existe un concepto de equilibrio fundamental entre lo femenino y lo masculino, como una entidad creadora. Sin equidad no hay democracia, ni justicia.

17. Es necesario recuperar la dignidad del cuerpo humano, la totalidad del ser humano, alimentar la experiencia de saberse persona y su necesaria armonía con la naturaleza, mientras tanto no puede haber libertad.

28 de octubre de 2012

Los adoradores del atardecer se sientan al borde de la playa con la disposición de contemplar. Aparecen solos, llamados al espectáculo cósmico. Silencio absoluto ante la perfección del ocaso. Armonía experimental desde las espejuelas de agua. El corazón de los observadores baila de manera contagiosa, participa en el último ritual anónimo. El círculo de fuego atraviesa el cielo. Nos volvemos luz.


















El síndrome de la página en blanco tiene relación con la autocensura o con el miedo a la exposición. (Pienso en uno de esos dioses que dan y quitan, que enseguida se elevan a reirse, a observar cómo reacciona una y hacen su jale de sentirse muy chingones poniéndonos a  prueba. A últimas fechas me da todo uno de esos dioses o todos ellos, todo, menos algo, eso, preciso, que deseo hasta la ceguera.)


Hace un par de años sólo tenía tiempo de escribir a la hora de la comida, lo hacía sobre mi escritorio de la oficina cuando me quedaba sola. Ahora no cuento siquiera con ese tiempo. Escribo nuevamente de noche, muy noche. Casi siempre con un montón de sueño o cansancio. También a esas horas leo textos que en apariencia no se relacionan con mi trabajo, por lo general poesía o filosofía, que son lo mismo.


Pienso en la soledad de los poetas y en su voz haciéndose cuerpo en la escritura, en la observación y las conversaciones que precisan los filósofos: en su necesidad de vivir.


Existe un lugar, según los tlamantinis, inaccesible en el último de los trece cielos del cual se sabe poco. Se cree que es ahí donde se localiza el origen. Ahí moran en equilibrio el señor y la señora de la casa, los hacedores y dadores de la vida, también nombrados Ometeotl. En ese sitio hay voces incomprensibles que rara vez guardan silencio y son tantas sus palabras que chocan entre ellas y vibran formando un espiral radiante.


Hoy al regreso de Rosarito tomé por "equivocación" la carretera de cuota. Al darme cuenta llegué hasta el primer puente y lo crucé para "regresar". Se ocultaba el Sol. En la curva del retorno descubrí un paisaje marino más hermoso que un sueño. Me gusta el grisazul de ese espejo de agua como nada en este mundo.

20 de octubre de 2012

El ataque a los estudiantes normalistas de Cherán, Arteaga y Tiripetío en Michoacán convoca respuestas presentes y futuras que marcarán la historia de nuestro país.

15 de octubre de 2012

Mis pesquisas tras la alegría van más o menos así:

monogamia, individuación, propiedad, amor, rituales, orden, tristeza, aislamiento, pobreza, estimulantes, guión, religión, nuevos dioses/comunidad, solidaridad, amor, ritual, orden, alegría, amor colectivo, estimulantes, guión, religión, naturaleza, dioses./lecturas occidentales, moral, Durkheim/

> Mircea Eliade
> Turner
> Freud

También comprendí por qué la satanización de las fiestas, el sexo y la música, por qué se situaron en la noche o en momentos excepcionales, por qué las fiestas que legitiman la moral y la monogamia sí tienen lugar en el día. Es increíble.

¿La no alegría que experimentamos tiene una relación con la desarticulación de la comunidad?
alegtriaHistoria de la alegría.
El éxtasis colectivo de la Antigüedad a nuestros días
Barbara Ehrenreich.
Paidós, 2008.

Aquí pueden leerse algunos capítulos.










14 de octubre de 2012

alegría | historia de la alegría

¿Qué origina la alegría? ¿Cuáles son sus efectos?

La alegría es una emoción relacionada con el placer, el equilibrio y la calma. Produce reacciones corporales observables y es al mismo tiempo resultado de reacciones orgánicas. En sus definiciones se le distingue del júbilo, por la asociación del júbilo con una emoción excesiva y descontrolada.
 
¿Cuáles serían las consecuencias de una comunidad alegre? ¿Podemos aprender a vivir con alegría? ¿Cuáles son los caminos que conducen hacia la alegría? ¿Cómo podemos construirlos?
 
La historia que conozco, casi toda, la que se enseña, la que se replica, contiene odio, venganza, dolor, tristeza y fracaso. Lo contrario es ir contracorriente. Un caso distinto, por ejemplo, es el libro La conquista de América. El problema del otro. Me parece que procura la justicia, la dislocación a través de juegos de imágenes e incluso tiene un capítulo titulado “Amor”. Aún así, no trata el tema de la alegría.

En una ocasión pedí a mis alumnos del curso de Historia Cultural que clasificáramos las lecturas por las emociones desde las cuales eran producidas. Encontramos en muchas de ellas una búsqueda de justicia, de denuncia, también un deseo de libertad y de verdad, así como una herencia romántica –que fortalece el heroísmo–. Observamos cómo la historia y la memoria colectiva surgían desde la subjetividad, pero entonces no puse atención en la relación de esta característica con la reproducción de la no alegría y el subdiscurso o metahistoria vinculado a la novela.
Quizá soy yo, tal vez mi pre-juicios buscan siempre “la paja en el ojo ajeno”. He conocido a muy pocas personas felices en mi vida. Algunas experimentan periodos cortos de felicidad inmensa y los llaman locos. Ser feliz y estar alegre cabe en el universo de Los anormales.

Desde la historiografía hasta la vida cotidiana, ¿cómo alimentamos la no alegría a través de nuestras prácticas discursivas? La historia es una selección de recuerdos colectivos que incluso desde el pensamiento crítico conservan su vínculo con la modernidad desde abajo y desde ahí siempre se es víctima.

Quiero incluir en mis clases un módulo sobre la alegría. Estudiar la historia de la alegría, contar historias de experiencias alegres y encontrar cómo se llegó ahí, qué se siente: hacer proyectos sobre la alegría y sus rituales. Analizar la relación entre el cuerpo y la alegría. Estoy convencida de que quienes mandan conocen todo esto y por eso no nos dejan “ser alegres”. La alegría convoca la fortaleza, la esperanza y la construcción del futuro. ¿Por qué quienes gobiernan lo hacen desde el miedo y la tragedia? Pinches griegos: tragedia, comedia y democracia. Pinches griegos.

¿Por qué no vivimos con alegría?

Me tiene loca estar viviendo tanta maldad. Pienso que a veces contribuyo a la tristeza replicando las noticias horribles que leo, que ese acto que en principio busca participar en la construcción de la libertad alimenta la esclavitud y el miedo de manera inconsciente. Al fin, las imágenes sobre la realidad son selecciones y configuraciones de un mundo hecho a modo.

Creo que vivimos en medio de una guerra material y simbólica, que se sostiene de nuestra energía vital a través del miedo, el dolor y la tristeza, que alimenta la soledad y el aislamiento. Lo opuesto a la guerra es la paz, la paz existe cuando hay justicia, la justicia cuando hay solidaridad, la solidaridad cuando nos reconocemos en las otras personas, (como en un espejo, vemos una imagen que se nos asemeja). La alegría se ha convertido en un producto y en el discurso del mercado las emociones se venden. Desde esa lógica, la alegría es un bien para quien puede pagarla.

¿Por qué es efímera nuestra alegría? Quiero descubrir qué es la alegría y esas fisuras donde es consecuencia del equilibrio personal y comunal. Siempre hay fisuras, siempre.

12 de octubre de 2012


Unos decían: qué señora tan bonita. Sí, qué bonita... Tenía frío. Evitaba sus insoportables ganas de dormir. Se cubría la boca y la nariz a ratos para dejar de aspirar el hedor a mierda. El hambre, el miedo y los orines escurrían por la paredes. Miraba tras las rejas a esos locos que vigilaban desde afuera. Recordaba las esposas y el golpe en las piernas antes de subir a la patrulla.

Estaba acompañada por una mujer muy joven, hermosa, de pupilentes grises, que le hacía bromas al celador y él respondía: no te muevas de ahí, si te violan allá arriba va a ser por tu culpa. ¿Quieres conocer el apando? ¿Qué es el apando? Te llevo, si quieres te llevo. La chamaca sonreía, le contaba otra historia. En secreto decía: no puedo orinar y sus ojos se le ponían rojos.

Al pie de la escalera de la celda ella organizaba a los reos para repartirles galletas. Les enseñaba a hacer llamadas por cobrar. Empezó a hacer Yoga, el aire le revolvió el estómago.
 

9 de octubre de 2012

Una mujer caminaba en medio de los autos. Enfrentaba la avenida en dirección contraria vestida de color rosa: pantunflas, bata, pantalón, camiseta. De cabello suelto estilaba el agua; de sus ojos no, esos perseguían un horizonte infinito.

Los conductores le abrían paso. Nadie se interrumpió su marcha. Nadie bajó de su auto. Nadie pitaba. Nadie. Silencio. Un cortejo fúnebre involuntario.

Es una loca. Ella, la loca: ella, esa otra. Una ciudad de reinos perdidos.

El círculo de la comunidad insomne

un espacio para escuchar el silencio la noche
un cuerpo un río
prodigioso habla
la ficción


7 de octubre de 2012

Me cuestiono para qué hago todo esto, para qué pienso tanto, sin parar, todo el tiempo. Ultimamente procuro la soledad y el silencio. Yo necesito tiempo para pensar y a veces no me doy cuenta de todos los años que han pasado, sin embargo es la experiencia que más valoro de habitar en esta casa.

Un viejito marxista dijo que el pensamiento crítico se dedica a buscar soluciones para el presente y para el futuro con la consciencia de que los contextos se modifican a gran velocidad, que las respuestas son posibilidades contextuales y temporales. Que era necesario para las expectativas de un marxista analizar el mundo constantemente. Pensé al escucharlo: para eso es el método, por fin entiendo. Otro viejito dijo que tomaba nota de sus observaciones diaras, que se acumulaban en sus apuntes y que gracias al pensamiento crítico y al método encontraba una relación entre sus observaciones y las otras cosas que son un poco más estables, pero que a veces eso tomaba años. De nuevo, el método.

Uno se llamaba Eric Hobsbawm y el otro se llama Manuel Castells. Me gusta escuchar sus entrevistas y sus charlas porque se convierten en personas y dejan de ser libro-objeto. En sus videos puedo apreciar sus expresiones faciales, escuchar su modulación de voz y hasta sus bromas. Y sí, plantean análisis muy complejos, hacen estrellas, pero también me dicen cómo es que hacen y cómo es que definen una y otra vez hacia donde dirigir su pensamiento y su hacer. Hobsbawm, el más viejito, hasta se reía de su edad en una de sus últimas charlas, aunque ya no escuchaba bien y estaba más chuequito que nunca seguía en su incesante reflexión y búsqueda de alternativas frente al capitalismo: eso lo hacía parecer muy joven en un cuerpo muy próximo a la muerte. Castells, en cambio, es una cascada vigorosa y alegre. Eso me sorprende de Castells, su alegría.

Yo no soy conscientemente metódica, pero sí observadora. Esta noche parece que empiezo a comprender el propósito de la sistematización. A veces la intuición me lleva a tomar nota, pero ¿y qué?. ¿Cuáles son las consecuencias de todas esas intuiciones notas? La incertidumbre es un momento de producción cuando se vive con la consciencia del pensamiento crítico. Es un espacio necesario. Voy a aprender a vivir todo esto como Castells, con alegría.

5 de octubre de 2012

Quería lavarse los dientes, hacer buches y gárgaras con astringente en repetidas ocasiones, frotarse la lengua con la parte trasera del cepillo para quitarse esa capa espesa blanquecina pegada a su paladar hasta que la saliva ya no tuviera más sabor que a saliva; tallarse las uñas, rasparse las plantas de los pies con una lija. Experimentaba la urgencia de quedar limpia. Sentía unas ganas de lavar el piso de su casa, tallar el baño loseta por loseta y meter su ropa y sus cobijas en la lavadora. Tuvo el impulso de salir corriendo, llegar a su casa y emprender una batalla a muerte para acabar con el polvo y el cochambre que se acumula como goma en las cosas. Deseaba contar con ese tiempo sagrado para la escoba y el trapeador, dejarlo todo reluciente y hacer del mundo una gran lavandería.

2 de octubre de 2012



A medio día desapareció el mar.
La tierra y todo era color sepia,
excepto unas ramas que brillaban de rojas.

Los espíritus marinos cabalgaban en la brisa a velocidad de pulpo,
en lenguas que no recuerdo algo decían.

Sí, algo. No sé qué.

Los niños jugaban a la pelota en el patio de abajo.
Se perseguían unos a otros como hormigas.

1 de octubre de 2012

Hoy mi madre cumple 68 años. Me contó que anoche bailó hasta acabarse los zapatos. Dijo que nunca aprendió a bailar disco y que a los hippies los vió de lejos. Yo nací en 1975 y ella se entregó al trabajo, no hubo fiestas por muchos años. Olvidó que era una mujer joven, no había tiempo para eso.

Esta tarde la llevamos a la playa y estuvimos ahí hasta que se hizo de noche. Dice que no entiende nuestro gusto por la noche, por las reuniones de madrugada y que nunca le gustó la cerveza.

Ahora piensa en el futuro y practica yoga. No usa maquillaje, muestra su cintura y comunica todo lo que piensa. Sonríe con una paz que sueño.

Al bajarse del auto me dijo: Este fue un día muy hermoso, soy feliz. Sobre la carretera de regreso a mi casa trataba de comprender qué significa ser persona en un cuerpo de mujer, viajar en el tiempo breve que vivimos en este planeta y ser mujer.