.

.

30 de diciembre de 2012


La salud mental precisa descanso. Extrañaré estas jornadas de sueño profundo, de comida hecha en casa, de tiempo para leer y leer (he leído un chingo estas vacaciones). Estoy tan contenta, necesitaba estas semanas de encierro en mi casa, reuniones con mis amigos queridos, platicar por horas con mi mamá y reirme con mis hermanas. He tenido tardes inolvidables de café y conversaciones. Amo a mis amigas. He pasado muchas de esas tardes frente al mar más hermoso de todo el mundo, he visto serpientes marinas eléctricas azules y tantas estrellas. Hoy estuve frente a una fogata, que es el mejor de los presagios. Lo que sigue es una marcha a paso sostenido y ritmo contento. Se requerirá fuerza, concentración y alegría, mucha alegría. Estoy lista , mi corazón está encendido.

28 de diciembre de 2012
















La mitad de mis vecinos se fue de vacaciones. En la privada hay mucha calma y por las noches un delirante silencio.

El frío es muy intenso y a veces sopla un viento que quema la piel. Ha habido días de neblina en los que el mundo exterior se vuelve agua y mi casa una hielera. Sin embargo los colores mango y canela de los muros brillan de manera peculiar cuando sale el solecito, como si irradiaran.

Hace dos semanas que estoy aquí y no he visto a nadie ni he hablado con ninguna persona del barrio. Los lunes por la mañana los botes de basura aparecen llenos delante de las puertas. En uno que otro patio hay luces encendidas cuando cae la tarde y detrás de las ventanas algunos focos iluminan las habitaciones. Mi vecino de al lado entra sin hacer ruido a su vivienda, parece  que enaceito la reja y afinó su pick up.

Las casas que están en la parte posterior y frente a la mía se han quedado solas por completo. Sus propietarios abandonaron el vecindario hace algunos meses y eso pronuncia el ambiente de aislamiento. Por momentos tengo la sensación de no estar en esta ciudad -ni siquiera en este mundo.

A veces escucho voces irreconocibles de hombres, mujeres y niños; martilleos, sierras y fierros que se arrastran; ladridos, cantos de gallos, cuervos y gorriones; alarmas de autos, explosiones de mofles, motores de motocicletas y el rodar de las llantas sobre el asfalto cuando entran y salen los autos; música de regae, norteño o pop de los ochenta que alguien más hace sonar;  el tic tac del reloj sobre mi pared, el iii de la luz encendida, el huuu del refri, el miau del flechito y el plat de mis uñas sobre el teclado.

 

21 de diciembre de 2012

Y mientras tanto, en las montañas del sureste mexicano... La Esperanza.

 
 

El silencio envía un mensaje multidireccional, los cuerpos juntos, los espíritus juntos, los colores reunidos: es una señal de esperanza.También es un homenaje a la memoria de las personas que fueron asesinadas por no participar en la modernidad, mañana se cumplen 15 años de la matanza de indígenas en Acteal.

Los zapatistas nos enseñan a soñar y a ser personas multidimensionales. Sí, se cubren el rostro con un paliacate o un pasamontañas y entonces se vuelven visibles. Visibles porque sus paliacates evidencian que las personas en esta sociedad excepcionalmente dan la cara, que se ocultan en las palabras con mucha elegancia y que eso sí está permitido. Mientras otras, sólo quieren ver el plumaje de la serpiente en pleno vuelo y no comprender qué significa deslizarse por la tierra; esas se quedan con la pura magia o enredados en las palabras, olvidan que la magia sucede a gracias al cuerpo y que, por lo tanto, todos los cuerpos humanos merecen ser tratados con respeto e igualdad nada más porque son personas.

Su marcha esta mañana es un mensaje contundente de resistencia y puede que de diálogo. Si es de diálogo, expresa la consciencia de ser iguales y el derecho a hablar como iguales. El diálogo sólo puede tener lugar entre dos que se ven de frente y se reconocen, sin embargo reconocer la existencia del otro como igual es un proceso largo de autoconocimiento para asombrarse. El reconocimiento de la igualdad y el respeto por la existencia multidimensional del otro forman parte de los principios del diálogo. Sólo entonces, podemos decirle al otro que pensamos distinto y que queremos vivir de otro modo aquí con respeto.

Para nosotros, esta marcha silenciosa es una señal de dignidad, amor propio y fortaleza. Un aliento. No sé qué vaya a suceder. Verlos de nuevo hoy me llena de alegría y de amor. Verlos de nuevo me enciende y me ayuda a construir la paz. Siento la alegría de mis amigos, llegó hasta mi casa una ola energética bien bonita, un como abrazo gigante de luz.

Libertad

Esta semana estrené mi estufa. He cocinado para mí en mi casa en una estufa que pagué con mi dinero. 

Las mujeres en mi familia cocinan para otros, esperan los aplausos por su buen sazón o porque lograron igualar el arroz con jitomate que hacía la abuela y andan todo el día corriendo, apuradas hasta la angustia por complacer a todo mundo. Yo no. ¡Hurra!

Este acto así de pequeño me llena de alegría y me hace sentir persona. Comer comida caliente, recién hecha por mis propias manos en mi hogar, después de tantos años de andar de aquí para allá con las mudanzas, es una evidencia del fin del mundo y de esta nueva etapa amorosa en la que me encuentro. Lo aprecio como a nada.

 
Día 1: Chilaquiles.


Día 2: Pan francés.

 
Día 3: Arroz salvaje.

20 de diciembre de 2012

 

Los trabajadores formaban largas filas en los cajeros automáticos que están adentro de La Comercial Mexicana el sábado pasado. Eso no ocurre con frecuencia. Junto a los cajeros de Santander, Banamex, HSBC y Banorte, están los de la CFE y uno de Telnor. En ese pedacito de seis por tres, se realizan intercambios silenciosos. Los usuarios se enfilan y vigilan el orden, observan que los recién llegados se sumen a la dinámica en el último lugar y utilicen con propiedad las máquinas.

El centro comercial "La Pajarita" es el espacio de convivencia más importante en la zona de Santa Fé. Esta vez había cierta alegría y, reitero, mucho orden.

- - -

"Ciudades de muros".
http://www.ub.edu/geocrit/sn/sn-230.htm


El día de ayer fueron encontrados culpables los 18 mexicanos detenidos en Nicaragua, acusados de lavado de dinero, tráfico internacional de estupefacientes (cocaína) y crimen organizado. La fiscalía nicaragüense solicitó mínimo 20 años de prisión para cada uno. Carmen Aristegui sostuvo esta mañana una conversación con Carlos Fernando Chamorro, periodista en Nicaragua, donde él concluye que se trata de un gran encubrimiento y que con este fallo en Nicaragua se cierra el caso.

El reportaje transmitido hoy por Aristegui en Primera Emisión es excelente. Es un documento que puede ser revisado como material para una clase de metodología o periodismo, una pieza por el análisis de diversas fuentes, así como por el manejo de los testimonios de las partes involucradas durante el juicio oral al que fueron sometidos los detenidos.  http://ww2.noticiasmvs.com/entrevistas/primera-emision-con-carmen-aristegui/declaran-culpables-a-los-18-mexicanos-en-nicaragua-619.html

Lo más importante son las preguntas que posibilita:

¿A merced de quiénes está la justicia? ¿Cuáles son las condiciones reales bajo las cuales declararon los detenidos? ¿Por qué resolver que este grupo de personas forma parte de una "gran escenificación" y desestimar líneas de investigación que involucran los nombres de políticos y empresarios en México? ¿Cuál es la verdadera implicación de la televisora en el tráfico?

¿Qué desacuerdos hubo entre las mafias corporativas del tráfico internacional? ¿Qué mensaje están enviándose las mafias y por qué? ¿Se trata de una advertencia, del establecimiento de perímetros entre productores y distribuidores, de la reestructuración del mercado o sólo de un pleitecillo entre empresarios?

¿Qué puede sucecer si las mafias internacionales en Centroamérica entran en conflicto con México? ¿Qué se desestabilizaría? ¿Qué otras relaciones existen entre estas mafias, México y Centroamérica?

Las personas, las fronteras, la pobreza,
la violencia, camino al norte.

15 de diciembre de 2012


El gato camina sobre mi espalda, ronronea, marcha sobre mi cabeza. El tic tac del reloj se confunde con las gotas de lluvia que caen en el patio. Yo enciendo la calefacción y un cigarro, me siento frente al escritorio. El silencio en ocasiones es un aliado.

Mi gato es lo único que queda vivo de un montón de noches que empiezan a borrarse. Fui testigo de su concepción y de su nacimiento. Hay algo en él de Pakal, su padre. A pesar de que durante un tiempo fui una gran gata y dormía junto a un gran gato, sé muy poco de gatos, casi nada. Este parece quererme. Siempre lo encuentro cerca de la ventana, no obstante que la dejo abierta con la esperanza de que un día emigre para siempre a otro hogar o al cielo. Sin embargo, parece tener aquí algún asunto importante. He aprendido a hacer con él negociaciones, sabe que le está prohíbido entrar a mi recámara y que debe mantenerse lejos de mí cuando me preparo para ir al trabajo. Ha sido un reto muy grande ocuparme de otro mamífero, sentir por él algo de cariño. Ahora comprendo un poco más a las madres, sobre todo a aquellas que se quedan con los chamacos. El gato es un animal independiente, le tiene completamente sin cuidado su origen y andar desnudo.


13 de diciembre de 2012


En 1997 leí por primera vez Las palabras y las cosas. Fue una experiencia plana, la viví acompañada de un diccionario y una enciclopedia. No terminé el libro, era una pérdida de tiempo porque no entendía mucho. Pensé que cuando fuera más grande me quedaría claro. En ese momento lo único que comprendí fue que la palabra no era la cosa y que la arbitrarierad subyacía en las interpretaciones propuestas por las ciencias sociales. Sin embargo, aún pensaba que era posible la certeza y que por lo tanto las ciencias sociales eran ciertas.

Por ahí del 2005 me tocó exponer la Introducción en una clase. Descifrarla me tomó una semana y entonces pensé que había crecido un poco y que finalmente había comprendido: el mundo era arbitrario, nos comunicábamos milagrosamente y por convenciones, la sociedad era un pacto donde actuábamos como si nos entendiésemos, así que le atribuí grandeza y hasta magia al lenguaje. Los lingüístas, los semiólogos y los filósofos del lenguaje eran como dioses, una autoridad insuperable. Entonces me volqué hacia el giro lingüístico como posibilidad de entendimiento, hacia la cultura y la poesía. Establecí una nueva forma de construir certezas en un mundo pantanoso y frágil. Los defensores de lo sólido eran monumentos históricos.

Lo que nunca ví fue la importancia del orden, sólo había reconocido el significado de la arbitrariedad y la relevancia de las representaciones. Ese libro trata, además, del orden como principio de la vida humana y del lenguaje como un sistema ordenador, reproductor y creador de sistemas de pensamiento, del orden como práctica. El lenguaje comunica un orden, un sistema de pensamiento, un modelo cultural fincado en un orden de las cosas que evoluciona porque es maleable pero que finalmente se sostiene en una estructura sólida: el poder. Y, el lenguaje español, es regulado por una institución del siglo XVIII llamada Real Academia Española. "Real", que aduce a la realeza, a la jerarquía, a lo legítimo por derecho "divinino", ¡a la monarquía! A una forma de pensar el orden dada como verdad absoluta.

Supongo que mi preoucupación ha sido visitada y resuelta por miles de personas que estudian mucho. Reconozco que para mí es novedad. Revisar esta idea tiene muchas vertientes, por ahora sigo analizando la cuestión del orden como sistema de prácticas de la vida cotidiana que sirven para sobrevivir en este caos. (Orden en mis finanzas, orden en mis palabras, orden en mi escritorio, orden en mi cuarto, orden en mi alacena, orden en mi espíritu). Y me pregunto por qué Foucault enredó tanto las cosas, por qué los intelectuales dicen cosas tan importantes y simples de esa forma tan rebuscada y críptica. ¿Cómo se socializa esto para que sea útil, para lograr que la evidente ilegitimidad del orden sea cuestionada y lograr un orden construído desde la justicia?

Este es un texto sobre el amor y el deseo.

12 de diciembre de 2012

Multiversidad

En esta apuesta educativa:
un poeta imparte cursos de democracia
una fotógrafa da clases de comunicación y redes sociales
una etnóloga de teatro callejero
un filósofo enseña artes visuales
un ingeniero da clases de equilibrio corporal
un bailarín se encarga de las clases de amor y comunidad
la directora es especialista en Silencio y Aerodinámica
y una profe de historia quiere dar clases de respiración, energía sexual y salud pública

11 de diciembre de 2012


Los sueños colectivos tienen un poder indestructible.

8 de diciembre de 2012

¿El silencio de las aves obedece a la presencia de la sombra? Las palabras, el orden y la sociología ofrecen versiones cartesianas del mundo y sus causales, hipótesis sobre la existencia de las cosas en estricto sistema universal. La parte más humana de las interpretaciones puede que tenga su origen en la teoría de las especies y las investigaciones sobre el comportamiento sexual.

Observo evidencias de la percepción del caos en las personas que me rodean a partir de su necesidad anciosa por el orden y su empeño en procurarse disciplina. Una disciplina precisa para el orden como si ese orden fuera verdad. El orden universal de la existencia dado por hecho natural, es un paradigma que regula la vida cotidiana, como si fuera imposibe ser sin él. ¿Cómo podemos llamarle existencia a esta forma de existir? ¿Por qué aceptamos esta condición como normalidad? ¿Qué significa la acentuación de la irritabilidad en el carácter de las personas a nuestro alrededor y las incontables veces que se refieren a un cansancio extremo? ¿Estamos sosteniendo algo insoportable? ¿Por qué? ¿Cuál es el límite de nuestra resistencia?

Además de esto, en los útimos días me desorientan el silencio de los cuervos, la voz callada de los cerros y la incapacidad para comprender lo que significa cada nudo que se ha formado en mi cuerpo. Yo necesito hablar con el fuego, estar en presencia de las olas y sentir el abrazo cálido de unos ojos que dicen más que cualquier libro. La locura tiene su origen en el descubrimiento del multiverso. ¿Es necesario darle la bienvenida a la paz para construirla?

Estamos aquí, de eso estoy cierta.

7 de diciembre de 2012


¿Cuántos años durará este invierno?