31 de octubre de 2013

El sábado pasado hubo una marcha de zombis en Tijuana. Algunos de mis conocidos participaron, incluso mi familia tomó parte. Yo andaba en la calle resolviendo unos asuntos y vi varios autos pasar con personas disfrazadas. Esa noche hubo muchas fiestas de disfraces, antes fueron al zombie walk, movidos por la invitación a una celebración familiar tipo carnaval en plena Zona Río. Nos reunimos en la noche a platicar y a celebrar un cumpleaños, sin disfraces. Uno de los temas fue la comparación entre las marchas contra el fraude electoral de 2011 y el zombie walk. "En ninguna marcha contra el fraude en las que anduvimos participó tanta gente".

A mí me gustaría analizarlo con alguna persona seria y conocedora de los estudios sobre el inconsciente colectivo, porque alcanzo a comprender algunas cosas muy por encima. Recuerdo los planteamientos que Luc Delanoy nos hizo sobre la mente colectiva desde la perspectiva de neuroartes y pienso en la manifestación inconsciente del estado que guardan las personas ante el contexto de injusticia, violencia y muerte en el que nos encontramos desde hace siete años, por lo menos, en México. En el zombie walk las personas salen a exhibir en tumulto y a manera de peregrinación lo que sienten, lo que perciben que sucede y quizá no alcanzan a verbalizar o a comprender del todo. Si no, ¿por qué se tomarían la molestia de procurarse un disfraz, personificarse de muerto viviente y salir a caminar por las calles principales de la ciudad como si tuvieran el cuerpo enfermo? ¿por qué formar parte de una escenificación de tal forma en el espacio público? ¿quiénes son esas personas? ¿cuáles son sus edades? ¿a qué clase social pertenecen?

Claro, la industria cultural tiene su parte, así como las prácticas de consumo, nuestra condición fronteriza próxima al mercado estadounidense y a la fiesta de Halloween . Desde luego, nuestra tradición cultural de culto a la muerte y esas cosas tan de la cultura popular (dicen), nuestro pasado prehispánico y Posadas. Pues, todo esso ahí actualizado bajo el contexto de por lo menos 25 mil desaparecidos, 250 mil desplazados por la "guerra contra el narco", las viudas, los huérfanos, el desempleo, la crisis del sistema educativo, el colapso de las instituciones de la Revolución, el regreso del PRI, la incertidumbre del mañana y la impotencia del presente impactando nuestra cotidianidad. Pienso en el TLC, en las estrategias tan claramente de guerra a las que se ha sometido al país a través de las políticas internacionales, principalmente dictadas por los gringos; y, en la marcha del neoliberalismo que avanza sin cesar sobre nosotros; y, en las decenas de muertos, los bombazos, las mentiras, la manipulación de algunos medios de comunicación; y, en el impacto que las redes sociales tienen en la formación de nuevas formas de organización para eventos como éste y otros que terminan en las calles del mundo. Pues bueno, este es el contexto de este evento.

Hace algunas semanas, en otra fiesta, escuché una conversación de  pequeños empresarios tijuanenses, varones por cierto, hablar sobre el tema de la violencia en Michoacán. Todo empezó como una simple conversación de dominó, pero luego dejaron de jugar y se pusieron serios. Manifestaron su preocupación por la vecindad y la crudeza de la guerra (sí, hablaron de la posibilidad de la guerra). Compartieron ideas sobre las opciones que veían a su alcance para proteger a sus familias y para proteger sus negocios, hablaron de irse, de empezar a buscar refugio en California "por si las dudas aquéllo nos alcanzara". Cuando se acercaron las mujeres, cambiaron de tema y siguieron jugando.

Mi imaginación fantástica encuentra todo esto conectado. Mi familia, la de allá en el pueblo, sigue diciendo que todo está bien y que son unos alarmistas esos de los medios. Yo quisiera creerles, pero no dejo de pensar que se han desconectado para no ver, para  hacer como que no están, como que los problemas son exclusivos de los pueblos de la otra orilla, de los que están lejos, y que se parecen un poco a los del zombi walk de Tijuana (https://www.facebook.com/zombiewalktj). Y ahí le dejo, porque la noche es larga y tengo un montón de trabajo que terminar aún.

28 de octubre de 2013

amarabierto 10203


















feliz
en el lugar más bello de todo el mundo



¿ya dije feliz?

27 de octubre de 2013

being aware

self-aware

collective sacred space

healing space



Reconociendo el nombre de los hallazgos, aprendiendo de ellos, recibiéndolos. Contenta.



amarabierto 26102013





Fueron tantas las demonias que incluso peleaban entre ellas por tener un lugar entre mis sueños. Anoche, eran sedas traslúcidas volando sobre mi cama: vi sus lenguas aleteándoles la boca, de sus dedos crecerles las uñas. En un lugar marchito concluye algunas veces la euforia, no descenderé más por esas escaleras. Allí, abajo, adentro, las mutaciones, la hipersensibilidad alucinante. Conozco esa aldaba que cierra por dentro a las dos de la mañana, esa puerta conduce a la misma habitación en todas las ciudades. Sé cómo entrar, rodar, arrastrarme y trepar a gatas hacia la salida. Sé. Hace tiempo transité esa madrugada de héroes que no logran completar el viaje. Caminé con ellos, volé con ellos, fui ellos: éramos, consumidos por la acción de recordar. El abismo que sondeo es distinto, es agua. En él soy un pez de piel transparente y vísceras expuestas; venenoso, una vez ingerido. A pesar de eso, los ojos me delatan en lo oscuro y gritos dan de gusto estas sombras desgarradas.

24 de octubre de 2013

Cada vez que ella desaparece una historia laberíntica fluye de nuestras imaginación y de nuestros labios. Tomar el teléfono, revisar si faltan ropa, zapatos y maletas. Todavía me emocionan sus actos de magia y su maestría para volverse de humo. Luego aparece, como siempre, con una gran sonrisa y un espejote. Nadie la iguala ante los reflectores, es un hermoso flamingo color de rosa en medio de una charca. Me ha enseñado a respetar los procesos ajenos, conoce un montón de trucos.

Anoche dormí profundamente. El montaje va muy bien, tuvimos una visita sorpresa y cálida. Siempre agradezco un fuerte abrazo, la honestidad del cuerpo, el silencio de la solidaridad espontánea, la bondad. Hay personas capaces del cariño sólo por que sí todavía, en esta frecuencia que transito recién me he encontrado ya con varias; son de pocas palabras y mirada atenta, amorosas naturalmente. Me gusta este cambio.

Hace pocas semanas me aguanté las ganas de patearle el culo a cierta gente, eso fue lo que pasó con mi ojo, de contener tantas emociones se me reventaron varias venitas y era aquello un sangrerío ocular. Me salieron caros el especialista y el tratamiento. Después entendí qué había pasado y pensé: qué tontería, ya estuvo, y empecé a ver con mucha claridad. En cuanto abrí la boca para decir "hasta aquí", escuché el crack de las cosas dentro de mí acomodándose en un lugar que nunca habían ocupado. Ya puedo reírme de ésto, pero también descubrí mi inflexibilidad bajo ciertas condiciones y que algunas veces soy una ola destruye costas, y me gusta saberlo.

Por eso dije lo que dije ayer, en paz total: tengo nuevos planes, te amo, ya no quiero involucrarme. Va a aparecer, como siempre, y sí, volvió y me tranquiliza verla de regreso, claro.



[Dejar ir la carga, mantener la columna alineada, el pecho abierto, las plantas de los pies bien estiradas sobre la tierra y respirar en cuatro tiempos: des pa ci to, soltar largo.]

20 de octubre de 2013

Lengua y vibración recorren piel, tejido muscular, nervios y huesos toráxicos que protegen la habitación sagrada del fuego. Pausarse y recibir el asombro que anima el rostro: la Luna y Júpiter transitan juntos el cielo de octubre, es otoño. Orbitarnos con gracia debajo de un manto de brisa. Cuerpo rojo y negro/luz de noche/espejo que hace brillar las cosas. Fluir en procesión circular.

Elemento: Tierra.
Elemento: Agua. (Y yo tan cardíaca).



19 de octubre de 2013

Es otro el cielo, otro el cuerpo. La información viaja a la velocidad de la luz. Preciso silencio, un poco de desnudez, fuego y una montaña deshabitada.

Esta boca se ha quedado sin palabras, ¡cuántas estrellas!

15 de octubre de 2013

Desalinearse es una práctica procesual. Hay que abrirse la piel contacto, sacarse los ojos, escurrirse, o quizá, esto es el principio: la incomodidad de un cuerpo ajeno y un discurso impropio. Gritar o sollozo algunas noches. Espejo hecho añicos. Soltar, FLUIR.

La creación de una voz propia es un acto de libertad. De amor.
De gran fortaleza.

-

El mar, Júpiter, los aviones, las calles llenas de gente, han pasado tantas cosas que no he tenido tiempo de escribir: El silencio, bendito, y la claridad. La sincronía y, despacito, confiar(se).






10 de octubre de 2013

Encuentro belleza, placer, amor y una libertad muy grande, muy grande, en la intimidad y solitud que hay en mi vida.


Soy una montaña de frente al océano, soy también ese océano.


Me gustan las aves y las flores.
Me gustan los hombres que huelen a bosque recién llovido.
Me gustan los hombres aves que a veces llueven, que me abrazan bosque y saben nadar.


Latinoamérica, he descubierto Latinoamérica.



Estoy enamorada,
viajaré siempre.



5 de octubre de 2013

¡Ya estoy en el DF! Me siento muy contenta aquí, pasan cosas bien chistosas. Hoy fuimos a visitar una expo de esculturas hechas por Leonora Carrington, que está abajo de la Torre Latinoamericana. En la calle estaba un organillero tocando Las Mañanitas, muy cerca de él estaban la Hello Kitty, un Alien y Michael Jackson, también Edward Sissor Hands haciendo peinados; mientras, al fondo de la calle, una banda tocaba Paint it Black. A un lado de La Torre está el templo de San Francisco, que es un edificio de la época colonial, vimos pasar a unos novios que entraron para casarse, detrás de ellos iban toda la corte y unas niñas lanzando pétalos de rosas de color blanco y de color rojo. Mely y yo no parábamos de reírnos.

En el jardín donde están las esculturas, un muchacho se quedó viendo una pieza que se llama La Tamborilera, que es  una morra con cara de mantarraya, cubierta por una capa de labios casi vaginales, que tiene dibujada a una jirafa con cabeza de gato y cola de león. El muchacho la veía y la veía, de pronto la abrazó y recargó en ella su frente como si fuera una santa.

A esa hora terminaron su ceremonia los danzantes en la plaza del caballito, que es un ombligo de la tierra, nuestra, sagrada. El sonido de esos tambores altera la frecuencia de mi vida, los caracoles que llevan atados a los tobillos son unos insectos musicales que restauran mi corteza y la de todos los cientos que nos reunimos allí. Mely y yo coincidimos con ellos en que están sanando-nos. Otras cosas. En cuanto terminaron de agradecer con copal en las cuatro direcciones del universo, empezó a llover bien fuerte y tronó el cielo. Si a usté le da por la incredulidad es asunto suyo.

Sí, también vi cosas muy tristes.

Esta semana aprendí la palabra: celaje, que es hermosa porque el sonido de la je va precedido de la suavidad de la ce y la melódica la. La conocí a través de un poema que recibí por correo, que me dejó sin palabras de tan bien escrito y de imágenes... simplemente bellas.  Pasaron otras cosas, pero aun no termino de incorporarlas.


2 de octubre de 2013

En aquella profundidad acuática existe una habitación color durazno. Dentro hay una lámpara y una cama. Sobre la pared, una ventana cubierta por una cortina y una línea roja que la divide en dos. Estoy sentada sobre la colcha, veo hacia la venta y doy la espalda a la puerta.

En aquel lugar mi cabello es muy largo. "Miriam, Miriam", me llamo. Y no volteo, pero escucho. Ella parece intacta. Ha estado ahí durante miles de horas pensando en las cosas importantes, se ha desprendido de las preguntas envueltas en la angustia (esas que vienen del futuro) y también de las que duelen (esas que tienen su origen en eventos imposibles de cambiar). Hoy sólo está ahí, con la puerta abierta dejándose encontrar.

Parece ingenua. Alcanzarla ha implicado toda la imaginación posible. Estamos en paz, juntasAhora sólo necesitamos un sueño restaurador, disfrutar el silencio. Descansar de esta travesía tomará algunos meses. Mi casa está lista, completa, limpia.

1 de octubre de 2013

Si necesita una limpia, ser escuchado, recibir amor o que lo abracen, visite mi oficina. Empiezo a ayudar a personas que ni conozco, veo muy claritos sus males y me les acerco para compartirles una palabra; si no, les echo la bendición desde lejitos y hasta cierro los ojos para que les alcance a llegar.  ¿Por qué habré aprendido todas estas cosas tan extrañas? A veces se me hace bien chistoso, nunca pensé que acabaría de bruja. Sólo le aviso que me canso pronto y después de tres o cuatro personas desaparezco. Necesito dormir sin interrupciones y que me den muchos besos para reponerme.

Cuando estaba en la secundaria hubo un tiempo que durante los recreos los niños hacían fila para contarme alguna cosa y que les diera consejo, se fue pasando la voz de que yo aconsejaba muy bien. En ese tiempo me lo tomaba muy enserio, me traían chamaquitos incluso del turno vespertino o más grandes que yo, una vez trajeron a una muchacha de otra escuela. Y yo ahí, bien generosita escuchando cuanta cosa y sugiriendo remedios con puras palabras. Dejé de hacerlo porque me cansaba mucho escucharlos o me ponía muy triste, sin embargo en ese tiempo también hice amigos que me dieron un montón de amor.

Hoy el doc me comprobó científicamente que tengo visiones, veo colores, figuras, movimientos y hasta círculos de luz que no están ahí a los que doy explicaciones fantásticas. Dice que tengo una enfermedad visual, algo hereditario que tiene que ver con la presión sanguínea de mi cuerpo, una cosa que va agudizándose con los años. A mí me trajo muchos recuerdos su explicación, supongo que después de los otros exámenes médicos intentará que tome un montón de pastillas. Yo llego, como siempre, a mis propias conclusiones. Si le contara todo lo que he visto... pero no le voy a contar.