.

.

21 de octubre de 2015

Existe un espacio que silencia el ruido exterior gracias a una membrana carnosa que late y cobra forma de cabina. El cuerpo todo parece suspenderse y quedar gravitando en esta nave Tierra. Las tareas de estas horas cobran significados simples.

Tengo un hilo rojo pendiente del ombligo que tiene su otra orilla en las raíces de un árbol sembrado en un monte.

Sentarse en la silla del tiempo, cruzar las piernas y escribir. Leer y escribir. Escribir.

Pensar como órganos las cosas sueltas y ligarlas, sin romper nada.

6 de octubre de 2015

construímos un nido
calientito y fuerte
sin puertas
ni ventanas
abierto siempre

somos un nido alegre
lleno de sueños
y cantos matinales