21 de octubre de 2016

la frontera estaba inscrita en mi cuerpo 
hasta que un día de intensión voluntaria
                                               la musculatura cedió
sin instrucciones claras para cruzar
sin cubierta alguna
alcancé este espacio
carente hasta de la devoción que profesé por el mundo