.

.

21 de octubre de 2016

la frontera estaba inscrita en mi cuerpo
hasta que un día de intensión voluntaria
                                               meditada
                                               tejida a pulso
la musculatura cedió

sin instrucciones claras para cruzar
desprovista de las reglas que amé
sin cubierta alguna
llegué hasta aquí
carente hasta de la devoción que profesé por el mundo

pero
¡qué densa fue la niebla
         y cuánta su belleza!



No hay comentarios.: